Fascinados por el arte. Coleccionismo

La última de las conferencias que integraban el ciclo “Fascinados por el arte”, organizado entre marzo y mayo de 2016, se dedicó a una mesa redonda sobre el estado actual del coleccionismo. En este encuentro, celebrado en el auditorio del Museo Carmen Thyssen, el 26 de mayo, estuvieron invitados Juan Pablo Yusto, coleccionista y director de la galería Yusto Giner y el coleccionista Francisco Palma.

Junto a ello se solicitó la participación de otros profesionales y galeristas de la ciudad a través de tres cuestiones que pretendían provocar una respuesta sobre el panorama actual del coleccionismo en Málaga.  Estos son: Isabel Hurley, directora de Galería Isabel Hurley, Javier Marín, director de JM Galería, Manuel Ortega, de Galería Fine Art Cartel y Alfredo Viñas. Todos ellos han colaborado de forma muy generosa con el Museo Carmen Thyssen mostrando sus opiniones sobre las cuestiones planteadas.  Estas atendían a una reflexión sobre el presente y  su proyección sobre el futuro en la situación del coleccionismo a nivel  local y nacional. Para ello se solicitaba meditar sobre  la posible influencia de las nuevas instituciones culturales en la ciudad y su incidencia en la labor del coleccionista.

Con estas cuestiones se procuraba un acercamiento a otras visiones y pulsar un estado general de la cuestión a través de la opinión de estos expertos con una larga trayectoria laboral en la ciudad.

La opinión de estos profesionales, en general, confluyó en el diagnóstico de que el mercado del arte en España es especialmente frágil y muy dependiente de la situación económica y financiera del país. El contexto generado en Málaga, gracias a la creación de nuevos equipamientos culturales, fue el ámbito de la segunda pregunta. El sentir común ha sido que las instituciones favorecen y posibilitan la educación de la mirada, pero su resultado no será inminente.

Una idea compartida por estos expertos consultados es favorecer estrategias en la educación y en la conciencia social para que el arte, y en especial el arte contemporáneo, esté presente en la enseñanza.

Para todos ellos, el futuro pasa por la necesidad de la reforma de la Ley de Mecenazgo. Se plantea la necesidad de un impuesto cultural que iguale a nuestro país con el resto de Europa y pueda otorgar al mercado del arte, que se desarrolla en nuestro territorio, un papel más activo.

Alfredo Viñas

  1. ¿Cuál cree que ha sido hasta el momento la situación del coleccionismo a nivel nacional y local?
    El término de coleccionismo de arte es un concepto amplio dentro del mercado del arte. Podemos hablar de un coleccionismo público o de un coleccionismo privado, de grandes o pequeños coleccionistas, de un coleccionismo especializado, centrado en un tema o en un lenguaje artístico, o en un coleccionismo ecléctico, más abierto a la diversidad de lenguajes contemporáneos.
    Son las galerías de arte o las casas de subastas las que estimulan el coleccionismo, por lo tanto el coleccionismo está supeditado a los vaivenes de la situación económica y financiera de un país.
  2. Dado que en la ciudad de Málaga se han creado nuevas instituciones culturales, ¿ha notado una mejora en la labor coleccionista?
    Los nuevos museos facilitan la educación de la mirada, familiarizan a un amplio público con la diversidad de corrientes artísticas, favorecen el sistema del arte con la aparición de galerías, una nueva crítica artística, nuevos artistas, nuevos agentes culturales, etc. Pero no tienen un efecto inmediato en el fomento del coleccionismo.
  3. ¿Cómo ve el futuro del coleccionismo y el mecenazgo en la provincia de Málaga? ¿Y en el panorama nacional?
    La situación del coleccionismo en la provincia de Málaga es muy similar a la situación a nivel nacional. El futuro del coleccionismo en España necesita un apoyo con una Ley de Mecenazgo en condiciones que favorezca, mediante estímulos fiscales, la participación de grandes empresas. Una Ley de Mecenazgo y una Ley de Fundaciones son las aspiraciones de todo el sector del arte en España. La Cultura y el Arte deben tener un papel estratégico para las instituciones del Estado.

Galería Fine Arte Cartel

  1. ¿Cual cree que ha sido hasta el momento la situación del coleccionismo a nivel nacional y local?
    Como galerista que tiene dos galerías abiertas al público, una en Granada y otra en Málaga, tengo que decir que la situación del coleccionismo ha cambiado de manera radical desde 2007 hasta ahora. Hasta el año 2007 había un gran movimiento de compra-venta de obras de arte. Los coleccionistas adquirían obras y te pedían que les buscaras piezas de algún artista en particular. Además también estaban las instituciones que tenían una asignación anual para la adquisición de patrimonio. Pero a raíz de la llegada de la crisis , tanto el coleccionista, que distraía algo de su economía domestica, como las instituciones, cortaron de raíz la asignación para compra de obras de arte. Por ello tengo que decir que en estos momentos hay una situación de pasividad absoluta. Hoy parece que no interesa la adquisición de obras locales o nacionales.
  2. Dado que en la ciudad de Málaga se han creado nuevas instituciones culturales, ¿ha notado una mejora en la labor coleccionista?.
    Por el momento no hemos notado ninguna mejora en la labor coleccionista. Los coleccionistas de los años noventa han desaparecido y sus hijos no son continuadores de la colección. Por ello hay que atraer a un coleccionista nuevo al mundo del arte. Pienso que este tendría que venir de la actividad del docente que desde las edades más tempranas, de el colegio, haciéndoles ver a los niños que la obra de arte no tiene que ser inalcanzable, que hay una industria del arte accesible a todos los bolsillos y aficionarlos a adquirir un pequeño patrimonio único.
  3. ¿Como ve el futuro del coleccionismo y el mecenazgo en la provincia de Málaga? ¿Y en el panorama nacional?
    El futuro del coleccionismo privado en Málaga lo veo bastante mal y el mecenazgo en la provincia, también lo veo mal. Hasta que no haya una buena ley de mecenazgo por la cual los coleccionistas puedan obtener una ventajas fiscales, que les hagan atractivo el inicio de colecciones y de donaciones a entidades públicas, no veremos ese afán de coleccionismo. En el panorama nacional igualmente se necesita esa ley de mecenazgo, que podría hacer que las colecciones públicas y privadas se enriquecieran ostensiblemente.

Galería Isabel Hurley

  1. ¿Cual cree que ha sido hasta el momento la situación del coleccionismo a nivel nacional y local?
    El coleccionismo a nivel nacional en estos momentos se encuentra en proceso de restauración. Se puede decir que nunca existió un tejido realmente sólido, aunque durante los años previos a la crisis pareció vivir sus mejores días. Prueba de ello es la caída en picado, una vez fue evidente la recesión económica, y la lentitud en la recuperación, si se tiene en cuenta el ritmo seguido en otros países de nuestro entorno europeo o en Estados Unidos. En algunos, incluso, durante las crisis sucede lo contrario y la compra de arte, también el contemporáneo, experimenta un incremento muy notable, al considerarse un valor refugio, ajeno a lo especulativo. Esta actitud denota la confianza de esos ciudadanos en un producto cultural y, por tanto, su alto nivel formativo y de desarrollo social. El nuestro no sólo es un mercado mas pequeño y mas vulnerable sino que los precios son mucho mas bajos, hasta siete veces inferiores. Hay coleccionistas, aunque no están repartidos de forma homogénea por todo el territorio nacional, pero la cultura de coleccionismo está poco o nada arraigada y en Andalucía de forma muy especial.
  2. Dado que en la ciudad de Málaga se han creado nuevas instituciones culturales, ¿ha notado una mejora en la labor coleccionista?
    Desde 2003 la ciudad ha vivido una eclosión museistica, casi sin parangón en el resto del país. El fenómeno ha tenido una gran repercusión en cuanto a la imagen que Málaga está proyectando. La oferta ha experimentado un crecimiento exponencial, favoreciendo la familiarización con la creación contemporánea y una cierta evolución en el gusto. Sin embargo, la coincidencia en este periodo con las secuelas de la crisis provocada primero por la  Guerra del Golfo y ocho años después por el desplome que se produce en 2009, tras el apogeo de ventas de 2006 y 2007, no favoreció el deseado efecto sinérgico con el mercado local. La creación de la Facultad de Bellas Artes ha tenido una contribución decisiva en lo uno y lo otro y se ha convertido en un vivero de magníficos artistas, muy presentes no sólo en los escasos espacios comerciales que han sobrevivido, sino en los numerosos alternativos  que  se  nutren  de  su  creatividad  y  calidad.  Este  otro fenómeno, muy reciente, al margen de la iniciativa pública, posiblemente también sea deudor en mayor o menor medida de esa política de creación de museos y centros culturales de uso múltiple.
  3. ¿Como ve el futuro del coleccionismo y el mecenazgo en la provincia de Málaga? ¿Y en el panorama nacional?
    El futuro del coleccionismo, si con el término nos referimos a un fenómeno extendido y  no a la existencia de casos aislados, pasa por el diseño de una estrategia que lo fomente. Esta estrategia desde lo público consiste, por una parte, en ser sensible a la importancia que la formación estética tiene en la educación de los ciudadanos. En la era de la imagen no se puede dar la espalda a la cultura visual en su vertiente formativa, poseedora de un potencial sin igual.  El  uso de  las  artes visuales como herramienta educativa, por ejemplo, tendría una incidencia disruptiva en los resultados del Informe PISA. Por otra parte, en propiciar el adecuado marco jurídico y fiscal, que incentive la inversión en compra de arte contemporáneo para crear las colecciones que conformarán el patrimonio del futuro. Esto es algo que no se nace sabiendo,  por  eso  es  tan  importante  formar  y  concienciar  al  ciudadano  de  su trascendencia, frente a la inversión inmobiliaria o en coches de lujo. Paradójicamente y por increíble que parezca el tratamiento fiscal es idéntico en los tres casos, es decir, se penaliza. Sin una Ley de Mecenazgo que trate la creación contemporánea en igualdad con el patrimonio histórico y que estimule el apoyo desde lo privado a lo privado y no solo a lo público, al igual que sucede en otros países vecinos, no podemos esperar que la situación cambie. Además, del escenario surgido tras la crisis y de la enseñanza que se haya podido extraer de tan dura experiencia, parece bastante claro que el desarrollo del sector privado dentro del mercado es fundamental, pero no será una realidad en España si a los actores comerciales del sistema nos dejan en desventaja competitiva con nuestros colegas internacionales, que no sufren las medidas disuasorias con que nos castigan a los españoles. El IVA que grava la compra de obra de arte en nuestro país no tiene correspondencia en ninguno con un mercado sano y no es propio de una sociedad desarrollada.

Galería JM

  1. ¿Cuál cree que ha sido hasta el momento la situación del coleccionismo a nivel nacional y local?
    El mercado del arte en España siempre ha sido muy dependiente de la situación financiera y económica. Quizá demasiado. Este hecho nos enmarca en un mercado mucho más especulativo que pasional, motivo también por el que nunca se ha podido consolidar un mercado de arte en España. En este sentido, esta última crisis del 2008 ha vuelto influir muy negativamente en las últimas generaciones de coleccionistas privados, y sobre todo, ha supuesto una importante reducción del coleccionismo por parte de las instituciones públicas del arte, que suponía un porcentaje de cuota de mercado más elevado que el del sector privado. La compra de arte supone creación de patrimonio y riqueza por lo que debe entenderse como inversión y no como gasto. No ha habido una reforma de la ley de mecenazgo tan necesaria para el impulso del coleccionismo del arte, para las donaciones a museos o el patrocinio de proyectos culturales que posibiliten el sostenimiento de la cultura y la formación de colecciones desde el ámbito privado y corporativo. No tenemos un IVA cultural equiparable a todos los países de nuestro entorno ni mucho menos a los países que tienen establecido un modelo muy eficiente de producción, coleccionismo y conservación del arte que nos permita ser competentes en el mercado global.
    Por otro lado se está produciendo una perversión del mercado provocado por los negocios feriales que están cambiando los modelos comerciales del arte. Asistimos a una preocupante sobreproducción artística orientada a las ferias y una importante bajada de público en las galerías. Este nuevo sistema está posicionando el mercado del arte en ferias por delante de las exposiciones de las galerías.
  2. Dado que en la ciudad de Málaga se han creado nuevas instituciones culturales, ¿ha notado una mejora en la labor coleccionista?
    La precariedad y la desprotección del sistema del mercado son aún mayores en la ciudad. Lejos de crecer, ha habido un importante retroceso en el coleccionismo privado, institucional y corporativo.
    El desembarco de importantes colecciones de arte, debería, más allá de impulsar el turístico, que es el claro objetivo estratégico diseñado, estimular el coleccionismo en la ciudad, no sólo por la propia ejemplaridad de las colecciones, sino por la propia acción de coleccionar aquí por parte de esas instituciones, hechos que no se están produciendo.
    Habría que establecer estrategias de educación y conciencia social (desde la infancia) para que el arte contemporáneo esté presente en la enseñanza. El arte es necesario para el avance social y su desarrollo, así como testimonio de nuestra historia. Hay que reivindicar una mayor consideración social sobre el tejido artístico y el reconocimiento del trabajo que realizan las galerías como promotores culturales.
  3. ¿Cómo ve el futuro del coleccionismo y el mecenazgo en la provincia de Málaga? ¿Y en el panorama nacional?
    Necesitamos trabajar en generar un nuevo coleccionismo basado en la confianza del mercado del arte español.
    Urge una adecuada reforma de la Ley de Mecenazgo que implante de inmediato un IVA cultural que se iguale con el resto de Europa e incentive la financiación privada. Junto a ello, subsanar la falta de interés y sensibilidad hacia las artes, y más concretamente hacia el arte contemporáneo.
    Se necesita reforzar el escaso tejido galerístico de la ciudad. Ayudas para la externalización y el fomento de nuestra industria cultural. Una estrategia en común entre los museos y las galerías de la ciudad que permita la presencia de los artistas de nuestro entorno en los circuitos profesionales del mercado del arte.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *